Es tal la competencia.

Es tal la competencia y nos hemos materializado tanto que sin percatarnos compramos más cosas para impresionar que para satisfacernos. En nuestro egoísmo obstruimos el ver lo obvio: La felicidad es un estado interno… no de comprar o tener cosas para impresionar a los demás